¡Está en los ojos!

Reporte de lectura de The Eyes Have It: A Task by Data Type Taxonomy for Information Visualizations de Ben Shneiderman.

Introducción

Existen nuevos paradigmas dentro de la visualización de la información que han estado sustituyendo algunos de los viejos procesos y estructuras en la recolección de información, su búsqueda, la minería de datos y el filtrado de ellos.
El proceso de explorar colecciones de información se hace más complejo a medida que los datos aumentan, dificultando las tareas de encontrar algo preciso o de tener una visión general de la información.
Diferentes disciplinas han estado haciendo investigación en torno la información estadística y su representación utilizando nuevas herramientas tecnológicas, que brindan mayores oportunidades de exploración en entornos controlados por el usuario y generando nuevos vínculos con la información.

Mantra de la Búsqueda de Información Visual

Gracias a la interacción hombre-máquina que ha estado en auge en los últimos años, la tendencia hacia el consumo visual de la información se hace más rápida y evidente, en la que la imagen toma un rol de comprensión más importante que el texto o incluso, la palabra hablada. A medida que las pantallas y monitores de los dispositivos aumentan de tamaño, la información tiene una oportunidad de expansión, en donde a pesar de la mayor cantidad de información, el usuario debe de tener la posibilidad de detectar lo que necesita con rapidez. Las pantallas incluso permiten una retroalimentación de forma dinámica en el proceso de búsqueda y selección de información.

Dependiendo del tipo de información es el tipo de visualización que el usuario necesita. Por ejemplo, la visualización científica explica fenómenos tridimensionales o que son invisibles para el humano haciéndolos visibles; la visualización de información abstracta —como los datos estadísticos— permite detectar patrones o conjuntos.
La exploración visual es la que ha tenido mayores posibilidades dentro de la investigación con los nuevos medios y es la que aún tiene un gran campo para la experimentación con la información y su relación con la percepción: formas, colores, texturas, tamaño, movimiento.
El punto de partida de la búsqueda de información visual puede resumirse en:

Vista global primero, enfocar y filtrar, después detalles requeridos.

Tareas por taxonomía de tipos de datos
Cada información posee múltiples atributos. Una tarea indispensable y básica es seleccionar todos los que satisfagan una serie de valores y atributos. Este hecho puede simplificar la manera en que se convive con la información y puede a ayudar a resolver problemas.
Los atributos o tipos de tareas que poseen los datos son:

  • Visión preliminar (overview):Obtener una visión general de la colección de datos.
  • Acercamiento (zoom): Acercar los objetos de interés de la colección. Se necesitan herramientas de control de acercamiento.
  • Filtro: Sacar del filtro los objetos que no son de interés. Aplicar consultas dinámicas a los objetos de la colección es parte de la visualización de información.
  • Detalles a demanda: Seleccionar un objeto o grupo y obtener los detalles cuando se necesiten.
  • Relación: Ver las relaciones entre los objetos. Los usuarios pueden seleccionar un objeto y resaltar los objetos con características similares.
  • Historia: Mantener la historia de las acciones para soporte, re-uso y refinamiento.
  • Extracto: Permite la extracción de sub-colecciones y los parámetros de consulta.

Enfocarse en el desplegado visual puede permitir una selección rápida, y la retroalimentación es aparente.

Shneiderman también distingue 7 tipos de datos:

  1. Dimensional: Tipos de datos que incluyen documentos textuales organizados de manera secuencial. Incluye la tipografía, el color y el tamaño. El problema es que es exhaustivo para encontrar muchos datos.
  2. Bidimensional: Datos representados en algo plano, tales como los mapas, planos o diseños de periódicos. El problema surge cuando se trata de encontrar relaciones con los datos que se presentan, además que resulta difícil filtrar los datos.
  3. Tridimensional: Son las representaciones del mundo real, por ejemplo, los diseños asistidos por computadora en el que se recrean figuras complejas como un sistema corporal, un edificio, etc. Poseen información con cierto potencial complejo. El inconveniente es que los usuarios deben tratar de entender la ubicación y orientación cuando se les ve.
  4. Temporalidad: Son tipos de datos que se separan de lo dimensional porque son utilizados como presentaciones históricas y manejo de proyectos.
  5. Multidimensionales: Se relacionan con las bases de datos estadísticos. Son convenientemente manipuladas en términos de “n” atributos y “n” dimensión espacial.
  6. Diagrama de árbol: Son colecciones de información jerárquica en las cuales existe una relación entre ellos.
  7. Redes: Su interfase representa un nodo y un diagrama de enlace de la información. Expresa relaciones que se dan de manera inmediata.

Los siete tipos de datos reflejan una abstracción de la realidad. Esta taxonomía es útil sólo si facilita la discusión y conduce a descubrimientos utilizables.

Los usuarios tienen necesidades diferentes para buscar información. Las consultas dinámicas como el rastreo de datos por computadora denominada de acción rápida, se puede clasificar como búsqueda de manipulación directa, ya que dentro de está interacción puede haber mensajes de error o no se obtengan los resultados como se tenían planeados por la diversidad de información.
Las bases de datos pueden ayudar al usuario a que busque datos de forma especifica pero a medida que la base de datos crece es más difícil hacer está acción en la pantalla.
Numerosas propuestas se han implementado para reducir las búsquedas complejas, sobre todo con expresiones booleanas.
Se han hecho estudios de usabilidad con usuarios sin conocimiento en álgebra de Boole y utilizando la interfaz de filtro, la cual es la más aceptada por los usuarios.
Equipo: Diana Morón, Diana Sepúlveda, Jocelyn Molina, Rocío Arias y Ulises Mendoza.

Sombreros según Wurman

—Usemos los sombreros como metáfora para la unidades de la información—

El mundo se organiza en formas y recursos. Entendamos como formas, patrones, conexiones y relaciones. Recursos son mapas, diagramas, charts, listas y líneas de tiempo. Según Wurman, existen solo cinco formas de organizar la información: por orden alfabético, por temporalidad, locación/espacial, continuidad/magnitud y categoría.

Manipular información es cosa seria, es importante conocer las diferentes versiones de esa información, ser crítico. Organizarla para hacerse revelar los aspectos que deseemos de un tema de la manera más fácil, es importante. Los datos pueden ser organizados de alguna forma, luego de otra nueva forma dentro de la forma anterior y así continuamente. La manera más creativa de organizar los datos es creando nueva información.

Conectar o juntar dos cosas es el inicio de un mapa de aprendizaje. El aprendizaje no es un punto, es un patrón; una serie de conexiones entre pensamiento y pensamiento, son relaciones. Comprender es el primer paso de la comunicación. Sólo se puede comprender algo si lo relacionamos con otra cosa que ya hemos entendido antes. Una característica de un buen diseño de información es que haya comunicado significado y sentido. Hacer que la información sea más comprensible no significa que deba hacerse más simple. Comprender no se trata de simplificar ni minimizar, es sobre organizar y aclarar. Por ejemplo, cuando queremos hacer que se entienda una información que contiene grandes cantidades, las cuales no siempre podemos abstraer, usamos analogías que nuestro usuario pueda conectar con situaciones que le sean familiares.

Diseñar efectivamente, eso es la arquitectura de la información. El estilo en este tipo de diseño puede ser una parte de él, pero no su eje. El eje está en su estructura. Los diseñadores nos vemos seducidos continuamente por encontrar una solución y no la función. Hay que observar desde diferentes sitios nuestros casos para poder resolverlos de manera efectiva. Hacer las preguntas correctas nos pueda acercar a lograr un diseño funcional. Las preguntas correctas derivan respuestas correctas. Ayudan también a volver interesante lo que a nosotros nos parezca común y sin importancia. Preguntar como un niño, pensar en cómo se le podría explicar algo… La inocencia ayuda a que nuestra mente forme conexiones, patrones y nuevas formas de generar conocimiento. La generación de conocimiento siempre llega por algo desconocido, por eso es importante dejar abierto -y sin pena- el “no tengo idea de lo que es eso”.

Un requerimiento, varias formas de resolver.

El ¿qué? y el ¿cómo? en ese orden siempre. Primero tenemos que saber qué vamos a hacer y luego cómo lo vamos a hacer. Nuestros proyectos deben funcionar como una conversación entre el usuario y nosotros: se debe entender lo que queremos que se entienda. Sin confusiones, sin ambigüedades y sin reiterar datos. 

Sea el recurso que hayamos elegido para organizar la información, es básico plantear el tema desde varias perspectivas y tener claro el mensaje que queremos transmitir. Una vez determinado esto, los datos se van transformando en información de interés hilada por nuestro usuario casi sin saber que nosotros metimos cuchara, es así como se crea un nuevo conociendo, es así como la información adquiere belleza, significado y trascendencia.

El ser creativo y el diseño de información interactiva

Después de leer Information Interaction Design: A Unified Field Theory of Design de Nathan Shedroff, mi conclusión es que el diseñador interactivo debe ser creativo. No me refiero al adjetivo que describe a alguien original y fuera de lo común, etc. aunque claro, eso nunca estará de más. Me refiero a crear. Repasar nuestros procesos creativos es una tarea importante para después comenzar a entender los de los demás y lograr al final el diseño interactivo (también, claro, el diseño de información interactiva).

Me pongo a reflexionar sobre el tema y en mi caso, empieza con un objetivo, luego mirar ejemplos de lo que ya existe, idear lo que quiero proyectar, verificar si es viable, comenzar, re-pensar, adecuar, pensar si me convence, si pudiera convencer a los demás, ¿sirve?, ¿a quién?, ¿llega?, ¿de qué forma?, ¿pensarán igual que yo?, ¿tenemos el mismo bagaje?, ¿cómo hago para darme a entender? y así me puedo ir hasta llegar al punto en que termino, presento, miro de lejos, corrijo, entrego, evalúo, etc. Suena ordinario, tan ordinario como lo que se menciona en la lectura (y a la vez no) que puede ser una plática, una buena plática. No forzar, dejar que fluya. Se comentó en clase también, la “naturalidad” de una experiencia creativa es importante.

Alguna vez pise un sensorama y la actividad fue interesante. Se trataba sobre la reflexión de la muerte y vaya que te hacía pensar en ello. Todo el tiempo a ojos cubiertos, tomados de la mano al principio, olores a incienso y cempasúchil. Comimos chocolate, escuchábamos lamentos, gente que nos lloraba, nos hicieron recostarnos, nos cubrieron con una tela y nos echaban tierra encima, olía tierra mojada, una cosa rarísima, emocionante y de terror a la vez. Finalizó con audios hermosos de energía, espacio, ¡no sé! eso imaginé… Cosas así entremezcladas con información es lo que se me ocurre cuando pienso en el diseño de la información interactiva.

Rescatando puntos clave de la lectura, me quedo con lo siguiente:

El diseño de la información interactiva requiere habilidades de creación de historias, narrativa, artes escénicas. Es una actividad 100% interdisciplinaria y además es un nicho de posibilidades infinitas. Además de las diversas técnicas de diseño visual como lo son la fotografía, la ilustración, la tipografía, el video, el cine y el diseño gráfico, se requiere de medios sensoriales: vocalización, diseño sonoro, música, kinestesia, txturas al tacto, aromas, etc. ¿Qué sabemos de estas últimas? ¡Bueno, yo nada!

Como palabras clave rescato:

organización, meta, mensaje, claridad, productividad, retroalimentación, experiencia, comunicación, adaptación, control, sentidos, estilo, significativo.

Habrá que crear nodos que nos unan, que nos haga interesarnos en la información que se presente. Como diseñadores tenemos que ser empáticos, flexibles, congruentes, claros. Apelar a la curiosidad y a las emociones, además de contar con las capacidades de nuestros espectadores.

Diseño de la información (definiciones breves)

Diseño de la información (DI) es el arte y la ciencia de preparar información para que pueda ser usada con eficiencia y efectividad.

Robert Horn

Según el Instituto Internacional del Diseño de la Información, el DI consiste en definir, planear y dar forma a determinados contenidos, así como la “atmósfera” en los que estos se presentan (lugar, medio, experiencia, etc.).

De acuerdo con Dervin, hoy en día la información puede ser tomada como una herramienta para dar sentido a la realidad, idealmente de manera ordenada –positiva–. Por lo tanto el DI nace en un ambiente de flujos de información y conocimiento como en el que vivimos ahora. Es requisito indispensable para comenzar a diseñar la información es que nuestra data sea comprensible, para ello el diseñador de la información se puede basar en una metodología de lenguaje visual llamada o de algún sistema argumentativo.

Fuentes:

infograficaalacarta.wordpress.com

nosolousabilidad.com