Diseño de Información

Pensaba escribir mi reseña del artículo de Shedroff pero se me ocurrió que podría escribir sobre lo que aprendí en este trimestre, después de todo es un blog libre.

Debería comenzar diciendo que en un principio pensé que llevaríamos diseño gráfico y que probablemente aprendería a usar el Illustrator y el Photoshop, big mistake.

El diseño de información va más allá. Nos ayuda a clasificar la información, que como seguramente se habrán dado cuenta, es un grave problema para alguien con formación de comunicólogo. Estoy acostumbrada a usar cantidades enormes de palabras para dar a conocer un problema y es que, la mayoría de las veces, los datos simples se malinterpretan. Por ello, siempre debe haber un contexto. Y ese contexto nos lleva a la información.

Y entonces, ¿Para qué le serviría a alguien acostumbrado a hablar hasta por los codos una clasificación de la información? Pues para facilitarle la existencia a mi pobre y mareado interlocutor. Pobrecito. Darle prioridad a cierta información nos permite jerarquizarla haciendo que seleccionemos la forma más correcta de transmitir nuestro mensaje sin llenarlo de palabras innecesarias. Menos es más.

Y ¿cuántos tipos de clasificación existen? Bueno, pues vimos cuatro, de los cuales dos sirven para hacer infografías, uno para manuales y otro que creo que es el más cómodo porque sirve para todo, que es el de L.A.T.C.H. (localización, alfabeto, tiempo, clasificación y jerarquía). Pero eso no es todo, al clasificar la información, también la estamos arreglando de manera que tenga una narrativa en concreto. Esa palabra me encanta, NARRATIVA.

¿Por qué? Pues porque todo es narrativa, la vida misma es narrativa. Conocer los arcos dramáticos y los giros de tuerca es sensacional. Podemos descubrir un sin número de formas de hacer nuestra vida más interesante sin necesidad de meternos en broncas existenciales ni nada por el estilo. Y es que la narrativa nos ayuda a construir simple y sencillamente porque es una estructura. Podemos construir memorias, cuentos, novelas, poesía, etc, si conocemos la estructura. Y L.A.T.C.H. nos ayuda a eso y más.

Y esto me encanta, cuando conoces las reglas, es más fácil que las puedas romper. Como Shedroff plantea cuando nos señala el ejemplo del monumento a los caidos; sería más sencillo organizar los nombres en orden alfabético, pero no causaría el mismo impacto porque estaríamos haciendo una guía telefónica y no rindiendo un homenaje. Hay que saber cuándo y cómo usar cada una de las clasificaciones.

Pues bueno, de lo poco o mucho que aprendí este trimestre, por lo menos en esta clase es que la narrativa es importante, saber las reglas y cuándo romperlas es escencial y lo mejor de todo, aprendí que diseño de información no es diseño gráfico, pero hay que aprender a pensar visualmente, no sólo en palabras… qué difícil!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s